¿Crisis de los 30?

Crisis de los 30??

O tal vez no… porque hasta donde sé aún estoy bastante lejos de cumplir 30 y aún así uno no se puede salvar de tener alguna crisis; que en este caso es la de los 23.
Y no es una crisis cualquiera, es en las que tenemos que replantearnos que es lo que hemos hecho, si ha sido lo correcto y hacía donde queremos llevar nuestra vida y el punto principal aquí es la pregunta ¡qué rayos quiero hacer? ¿Qué rayos es lo que quiero! Y eso es una de las interrogantes más fuertes que he tenido hasta ahora, donde pensaba que todo estaba tan claro y no había que hacerme esta pregunta hasta que todo deriva en una crisis en la que replantearse todo es para mi la mejor opción y dejar de hacer las cosas como las he hecho estos últimos años, el primer ejemplo es escribir esto; hace algún tiempo nunca lo había hecho, pero aquí voy, empezando a escribir para quien quiera leer. Y por qué a los 23? no lo sé, por qué ahora? Tampoco tengo respuesta a esa pregunta, pero mejor ahora que cuando tenga 50 años y esté frustrado por no darme cuenta a tiempo.
Y no es que todo esté perdido, sé bastantes cosas que me pueden ayudar a resolver esto, también sé que llegué a un momento en el que no estaba a gusto con lo que estaba haciendo y el rumbo que estaba llevando mi vida tanto en el trabajo como mi vida personal. Por lo tanto es momento de dejar de ser tan calculador y pensar tanto las cosas, de pensar tanto que las oportunidades pasan, momento de dejarme llevar por lo que quiero sin pensar en “que puedan pensar” y guiándome por lo que quiero y lo que anhelo conseguir. Es difícil –al menos para mí- el romper estos esquemas que siempre me han acompañado e irme “a vivir”, y como escribía, sin ser tan calculador y tomando decisiones basado en otras personas o en quienes pueda afectar o enojarse con mis decisiones. Creo yo vale la pena internar nuevas cosas y darme cuenta hasta donde llegan mis límites sin que yo mismo sea un impedimento como bien me dijeron “deja de sabotearte y ponerte el pie, porque nadie más lo hace”.

Es algo difícil despegarnos de nuestra zona de comfort, de lo que conocemos y que en muchas ocasiones seguir en esta zona impide que veamos que no todo está bien en nuestra vida y pasamos muchas cosas por alto, es decir, tal vez el trabajo que tenemos no es lo que nos guste hacer pero estamos ahí porque “hay que trabajar”, “tengo que ganar dinero” pero lo pasamos por alto porque el fin de semana salimos con nuestros amigos, salimos a pasear, a comprar cosas y todo esto compensa el estar en un trabajo que no te satisface o estar haciendo algo que no te gusta y creo que la vida no se trata de ello, sino de hacer todos los días algo que nos llame la atención, que nos guste o que nos genere una sensación de bienestar y que sea un reto y no sea monótono y es en ese caso cuando no me importa lo que gane o el trabajo que me cueste mientras haga lo que me gusta y apasiona. En este punto voy a hacer mención de la gente que siempre está diciendo “pfff ya viene el lunes” o “que bien! Ya es viernes” esto me dice que no están a gusto con lo que hacen y mi pregunta es sencillamente “¿Por qué siguen ah?í” y hay muchas respuestas “porque no me queda de otra”, “porque ya tengo familia”, “porque me pagan bien”, todas ellas podrían ser válidas para muchas personas pero para mí son sólo pretextos para evadir una realidad que las cosas no están bien; siempre es más fácil tomar todo esto como “razones” para seguir así, cuando en realidad son pretextos.

Y se preguntarán ¿todo este rollo qué sentido tiene? El sentido está en que hoy tomo la decisión de dejar toda mi zona de confort, un trabajo estable con buen ambiente, bien ubicado, con muchas, muchísimas comodidades y cambiarlo por estar a gusto con mí mismo y buscar que es lo que quiero en la vida y a qué me quiero dedicar que tal vez no para siempre pero si una buena parte del tiempo. También dejo las comodidades que he tenido toda mi vida tan sólo por ver hasta donde están mis límites y capacidades porque es lo que quiero en este momento y me lleva a pensar cuanta gente no hace lo que quiere por simples pretextos o por el miedo de abandonar lo que conoce o por miedo a admitir que se han equivocado y que ya no hay más camino que seguir adelante. Si algo he aprendido es que siempre se puede crecer como persona de los errores y que equivocarse no es malo, lo malo es saber que uno está equivocado o haciendo algo que no quiere y seguir ahí.

Lo mejor de haber tomado esta decisión es no saber que hay adelante, tener esa sensación de incertidumbre y a la vez alegría por el hecho de recocer que lo que hacía no me gustaba y que tal vez cometí un error, incluso con lo que estudié.

Algo que uno se da cuenta con este tipo de decisiones es que siempre habrá gente que le ponga mil y un pretextos y “contras” y que diga que es la “peor tontería que uno puede hacer” y que hay gente que, al contrario, está ahí para a apoyarte que sabe que lo mejor de equivocarse es aceptar el error y seguir caminando, pero no por la misma ruta. Tal vez no sea la mejor decisión, pero si sé que es lo que quiero ahora y lo que me servirá para no estar frustrado más a adelante porque no es lo que quería hacer y porque simplemente no lo pueda cambiar.

Y nada es fácil y menos esto, pero estoy convencido que son estas cuestiones y crisis las que nos hacen crecer como personas y ponen a prueba nuestras capacidades; porque es tan fácil vivir despreocupado como muchas personas, lo difícil es ser crítico con uno mismo y como me decían, las luchas con uno mismo y con lo que no estamos de acuerdo con nosotros son las más difíciles pero de las que sacamos lo mejor (o peor) que tenemos y que nos ayudan a conocernos mejor.

Mi conclusión es que hacer cambios es muy bueno, aunque cuesten trabajo y es mejor que quedarse como se está aún cuando sabemos que no estamos a gusto. Y en este caso, para mi es hacer algo que siempre he querido y he hecho muy poco -y es malo-, tomar decisiones pensando tan sólo en mí y no en lo que pueda pasar; en este sentido leía hace algunos meses leía un tweet de @odioodiarr que decía más o menos así

toma mucho tiempo pensar en hacer cambios pero una vez que has tomado la decisión el cambio es instantáneo

.

Por último tengo que decir que este es mi primer post oficial y no por ello me voy a escudar en “no sé redactar” o “es lo primero que redacto” porque serían pretextos pero sé que puedo mejorar y concretar las ideas para mejorar la lectura de los posts. Que de momento tendrán que ver con este tema, y algunos otros, al fin y al cabo este espacio es para escribir lo que quiera, y por supuesto, tener retroalimentación de quien lo lea y no un canal de una vía.
Pd. Esto tampoco se trata en creerme el profesional de la autoayuda ni mucho menos, sino compartir mis experiencias en este cambio y es el mejor medio para hacerlo.

Anuncios

Útimo día del año, primer post

Así es, y a esta hora no se me ocurrió otro mejor nombre para este primer post, con lo que inauguro el blog que había planeado desde que empezó el año como consecuencia del poco espacio de Twitter para presentar y escribir todo lo que se me ocurre. Y no digo que sea malo Twitter, tal sólo hay veces que es necesario extenderse en algún tema o punto específico y hacerlo en muchos -en realidad bastantes- tweets es bastante complicado y hasta parece spam, además de suceder, como en esta ocasión, que me empiezo a desviar el tema y escribir de todo menos lo que empecé ja.!

Y de regreso al tema, este blog tratará de todos los temas que me gustan y apasionan así como los que no, pero de igual forma comentaré, sí, no somos expertos en todo, pero al final la opinión que tenemos es válida, claro! con cierto conocimiento del tema a tratar, así que en este espacio toda opinión es tomada en cuenta bajo este apartado.

Creo que esto es suficiente para este primer Post, y ya con el nuevo año estaré actualizando periódicamente el blog, claro!, con lo que me interesa, y en la forma que se me ocurra contarlo por aquí, y a esta hora también tengo que decir que faltan muchos aspectos por pulir, sobre todo en la redacción de los posts, espero al termino del siguiente año haya algún cambio o la menos un blog que quiera conservar. Así que comienza en año de prueba.